Convocatoria del concurso

domingo, 11 de mayo de 2008










Una semana más presentamos desde Literatura en Murcia nuestro concurso de Micro-relatos. Se trata de la tercera edición, y en esta ocasión se presentan algunos cambios.
Como en las otras dos ediciones, invitamos a todo el mundo a participar en este humilde rincón donde la Literatura intenta tomar posición dentro de la cultura y el arte.

III CONCURSO DE MICRO-RELATOS “SOBRE UNA IMAGEN”

Bases

.- ¿Qué vale más, una imagen o mil palabras?
.- En esta ocasión la temática de los textos viene marcada por una imagen, en este caso dos. Se trata de elegir una de las dos fotografías que se presentan y a partir de ellas crear un micro-relato.
Lo que a cada cual evoque. Las sensaciones que le den, las reacciones que le produzcan.
.- Se pueden hacer tantos micro-relatos como se quiera. Tan solo hay que referenciar al inicio de cada texto si se trata de la foto del hombre o de la mujer (ej: Ref. Hombre).
.- El máximo sigue siendo de 100 palabras.
.- El plazo para presentar los textos acaba el 19 de mayo.
.- No se valoraran textos anónimos, ni de usuarios que no estén registrados en Blogger.

Premios

.- En esta edición hay cambios. Los ganadores serán dos. Uno por cada foto.
.- Por lo tanto solo saldrán cinco finalistas de cada apartado.
.- Y el premio… al no saber como compensar tanta creatividad seguimos pensando en uno que haga justicia a los ganadores.

Pues esto es todo. Si tienen alguna duda o sugerencia, pueden dirigirse a este Blog y plantear todo aquello que sirva para mejorar este espacio.

Un saludo muy grande y GRACIAS de nuevo a todos los participantes y lectores.

43 comentarios:

amparito dijo...

Una Imagen. Ref: Una mujer

No podía creerlo. No era solo que hubieran puesto esa imagen en la página del concurso sino que, además, HABÍA QUE ESCRIBIR SOBRE ELLA.
Debía haber millones para elegir y tenían que poner precisamente esa...
Ahora que estaba consiguiendo olvidarlo todo. Centrarse. Ser una persona sensata y escribir solo por afición y no llevada por la pasión...
Era la primera imagen de la canción que él le mandó: "La vereda de la puerta de atrás" desde YouTube "Si vas a seguir escribiendo de mí esta es la música con la que me hice mayor y mi particular válvula de escape".

Lan dijo...

ref: Hombre

El camino que lleva a ningún sitio o, si se quiere, el camino que nos devuelve a donde estamos, pasa por el orgullo, la soberbia, la estupidez, la venganza, el odio, la muerte... y todo eso que, ante los ojos de la parcela de sociedad que frecuentamos, nos hace quedar de justos cuando lo que somos es un hatajo de ineptos, incapaces de hacer algo más allá de los instintos más primarios, de los propios intereses. Lo mismo que muchos desean ser ricos en Nueva York otros, muchos menos claro, eligen ser pobres voluntariamente. No les vale la pena. No.

Soros dijo...

ref: mujer

Sigo con ilusión, estoy loca por creer, por seguir creyendo, pero ya es muy difícil que me engañen más. Es tal mi afán que, a veces, ya no me importa descubrir que sólo desean mi cuerpo para un rato. Perdono todo por la ilusión de seguir creyendo. No me importa implorar: Dime que me quieres, aunque sea mentira.
Desde la media distancia, la chica, sentada en el banco, tenía una imagen soñadora y romántica. Sin embargo se había orinado, no sabía donde se hallaba y estaba a punto de perder el conocimiento. Una imagen engaña más que mil palabras. Sí.

José Hernández dijo...

Ref.: Mujer

CALIMA

Es una noche sofocante. Aún noto su aliento en mi oreja, sus labios acariciando mi cuello. El calor es tan intenso que necesito sentarme al amparo de la brisa. Todavía puedo oír su voz grave susurrándome al oído, como si una parte de él permaneciese dentro de mi. Una gota de sudor resbala por mi vientre y se adentra en la espesura. Me hace cosquillas como sus dedos ásperos bajando por mi espalda, firmes y valientes. Y en esta noche húmeda, mi mano traviesa se convierte en Livingstone.

José Hernández dijo...

Ref.: Hombre

LA INFANCIA PERDIDA

Sentado en el puerto de Nueva York, tratando de recomponer su vida, el joven Kwame observaba a la policía sacar un cadáver hinchado y deforme del fondo de río Hudson. La visión de ese cuerpo amoratado despertó un recuerdo enterrado, 15 años atrás, en su país natal. Volvió a ver la fosa común. Volvieron a mirarle los ojos suplicantes de la última persona que mató. Y por primera vez en su vida, Kwame pudo llorar por él.

Soros dijo...

Ref: hombre

Soy la imagen que doy. Acompañado de la caricia insulsa de la soledad, desgrano las horas. Caído del barco laboral, mendigo ideales en mi tiempo libre de náufrago perdido en el mar de los desocupados. No estimo lo que se me ofrece. No me tienta el dinero, no me atrae el cambiar de casa, soy alérgico al sexo mercenario, la amistad es flor de cosecha temprana, el deslumbramiento de los viajes ya pasó... sólo me queda la literatura o alguna que otra de las artes que, por desgracia o simplemente porque son así, son lo más parecido al sexo solitario.

Javier Cid dijo...

Ref. Mujer:

Llegaba tarde, para variar. Cuando gire la esquina de la plaza, ahí estaba ella. Por fin la iba a conocer. En el Chat se hacía llamar Penélope, pero jamás imaginaba que me encontraría a muchacha tan hermosa. Su largo cabello rizado abrazaba con ternura sus desnudos hombros, y sus ojos, que brillaban más que mil soles, perdían la mirada en el cielo. Me entro congoja de repente. “¿Y si no le gusto?”, pensé. Me di media vuelta dispuesto a marcharme, pero una mano cogió la mía. Era ella. “No te vayas sin mí”, dijo. Y me quedé… para siempre.

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mar dijo...

Ref. Mujer.

Fueron horas y horas de un caminar sin rumbo, no existía el hoy, ni el mañana.

Aquellas palabras tuyas, detuvieron
el tiempo, mi corazón y mi alma.
Tuve que interrumpir mi caminar, pues ya no me quedaban fuerzas para nada.

Y allí quedé sentada, en aquel banco del parque, perdida entre mis recuerdos e intentando recuperar el aliento, mi sueño, mi corazón y mi alma.

¿Por qué me arrebataste lo que yo más anhelaba?
Yo que siempre fuí sembradora de sueños y ahora, aquí me tienes en este banco, recogiendo los frutos de la nada...

Maga Viajera dijo...

Ref. Hombre.

De pequeño soñaba con ver el mar. En la aldea en la que nací se trata de una hazaña sorprendente, porque el viaje significa días y días andando sin descanso para llegar a su orilla. Sin embargo yo soñaba con verlo y sin verlo ya lo amaba. Ahora que estoy frente esa enorme cantidad de agua, inacabable e indecisa, ahora que puedo oír su rumor, es cuando siento más miedo que nunca. Él posee el único billete hacia la otra orilla, de él depende mi supervivencia o el fin de un sueño que sólo muy pocos alcanzan… Europa, el paraíso...

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mar dijo...

Ref: hombre

Sueños de un emigrante...

Y allí estábamos Tom y yo, ante la inmensidad del mar.
Mirando al infinito intentándote recordar.

Detrás de aquella línea del horizonte, una noche quedó mi mujer y mi familia, ocupando una patera su lugar.

Aquí me prometieron trabajo y una vida mejor,¿donde están aquellas promesas?
¿quien se las quedó?

Quizás quedaron ahogadas aquella misma noche entre mis pequeños ahorros aquella patera y yo,
siendo la luna, testigo de excepción.

y ahora, aquí me tienes sentado en este muelle,sin dinero, sin familia y sin tu amor, anhelando un futuro prometido, que nunca, nunca llegó...

Javier Cid dijo...

Ref. hombre:

Y ahí estaba yo, sentado en el puerto, con los pies colgando hacia el mar. Junto a mí, mi fiel amigo Gode, algo más que un perro para mí: el único que ha estado siempre a mi lado, siempre haciéndome compañía, sin separarse ni por un instante de mí. A veces me pregunto si él es mi fiel amigo o yo el suyo; si él ha tenido una vida perruna o la he tenido yo; si es él la mascota o lo soy yo. Al menos, siempre juntos. Y ahí estaba yo, sentado en el puerto.

amparito dijo...

Ref. Hombre

El ricachón que acababa de traer en su taxi se le quedó mirando en lugar de apresurarse a la próxima reunión con su maletín y su traje cargado de ostentación:
-¿Ya ha acabado su turno de trabajo? -le preguntó.
-...Sí
-Y siendo el taxi de su propiedad no ha pensado en ampliar la empresa. Haciendo horas extras yo calculo que en cinco años podría disponer de más vehículos, empleados que trabajasen más turnos...
-¿Para qué?
-Pues con el tiempo libre que le quedara después de gestionar la empresa podría hacer lo que le viniera en gana...
-¿Y qué estoy haciendo ahora...?

"Ya sé que es una fábula clásica, pero esta es una interpretación más..."
bsos

Cynthia Leirós dijo...

(ref. mujer)


El banco estaba frío y no daba opción a mi cuerpo, casi desnudo, casi ajeno. Ajeno para mí; juagaba a favor de los perros con dinero.

Anclé mi entorno a mi pensamiento, para impedir que el tiempo siguiese avanzando y me esperase, pues era incapaz de pensar más rápido. Imaginé a Peter esa noche, medio borracho. Recordé sus susurros envenenando mi conciencia de mujer barata. Sus manos acariciando con ternura mi espalda. Él se olvidaba de que mi causa era dinero.. y yo olvidé que la suya era la añoranza de un amor de verano.

Aparté la mirada del infinito, y posándola sobre dos enamorados.. lloré.

Maga Viajera dijo...

Ref. Mujer.

Ya elegiste Miranda. Todos se han ido y ahora descubres que el silencio te aturde. ¿Acaso no lo sabías? El silencio puede llegar a volverte tan loca como una explosión imprevista. Porque el silencio, y recuérdalo bien Miranda, el silencio no calla, está lleno de voces que no dejan de acosarte, está hecho de reproches, de tiempos que ya no puedes volver a tener y de incertidumbres. A veces el silencio te desnuda de tal modo que no quieres verlo, por eso le huyes. Pero ya elegiste Miranda y si sabes escucharlo, si te atreves, el silencio te dirá lo que ocultas…

Cynthia Leirós dijo...

(Ref. hombre)
Juran los ignorantes que las sirenas sólo existen en la imaginación.. pero yo aquella noche fui presa del amor de una de ellas. Una mujer morena asomó a la superficie del océano en un despiste mío por evadirme del mundo. Clavó sus ojos verdes en mi estado de shock boquiabierto, y se rió. Como un niño.. como una sirena. Una larga cola hacía las veces de pies de princesa, e inició una reverencia.. al estilo rey Neptuno, con firmeza.

Centró mis 20 recién cumplidos en un momento.. que comenzó con un beso húmedo, y se confirmó con una inmersión ensayada.

Mi beso, mi sirena, mi esperanza.

Sabor dijo...

Ref: Foto mujer.

Sandra era mejor poetisa que puta, y eso que que de esto último no andaba escasa de méritos.
Las noches tempranas, después de cenar frugalmente, bajaba a la calle y se sentaba en uno de los bancos de la callejuela que desemboca en la plaza. Allí, aleteando sus largos cabellos, encorsetado su cuerpo de hembra en su ceñido vestir, esperaba a que alguien se le acercase y pactase con ella el salario del goce. Con suerte -en un pueblo todos se conocen- el primer cliente esperaba la noche cerrada. Era en su espera, cuando Sandra conjugaba deliciosas y amorosas rimas.

Raúl.

iReNe dijo...

Referencia: Mujer

La mujer del banco

Cuando llega la noche me acuerdo de la compañía que nunca tengo. Devoro un paquete de Reales y trago licores sin saber por qué, y así aumento el vacío al estar sin ti. Y por esta calle paseo en cada oscurecer, y te veo a ti, sentada siempre en el mismo banco, sola como yo. Y te miro a los ojos, y sé que cuando se asoma la luna esperas a alguien que nunca viene. Y te quiero, te quiero de veras. Si pudiera juntar el valor para sentarme junto a ti y decirte que mi alma se va muriendo un poco más en cada anochecer.

Peritoni dijo...

Ref.: Mujer.

Todo había sido perfecto durante las últimas semanas. Se habían conocido en una oficina de Hacienda, glamour cero, pero el amor ya se sabe. Él la miró a los ojos cuando ella le hizo la consulta y los dos sintieron el mismo cosquilleo. Aquello debía ser amor a primera vista, pensó él. Este es el hombre de mi vida, pensó ella.

Una cita y después otra. Dos cenas y un cine y ya estaba confirmado: eran el uno para el otro.
Y esta noche, la primera de sexo...

Definitivamente tenía que decidirse con la última operación de cambio de sexo.

Any dijo...

Ref. Mujer

Había terminado de trabajar. Todavía estaba húmeda, empapada por el sudor de un hombre importante. Importante... Tan relativo... Para ella nunca sería importante. Mañana ni siquiera recordaría su rostro.

Suspiró, sentada en el banco. Miró al cielo y sonrió. Sacó el dinero del bolso y lo acomodó entre sus pechos. Por hoy ya había terminado. Satisfecha, permaneció sentada un rato más, contemplando la luz intensa de las estrellas.

Se levantó y caminó, balanceando el bolso. Un coche pasó a su lado, bajó la ventanilla y le mostró un fajo de billetes. Ella simplemente continuó caminando por la calle a oscuras.

Any dijo...

Ref. Mujer
Era tan hermosa. Era tan bello mirarla. Cada noche, cuando el último cliente la dejaba en la esquina, se sentaba en ese banco. Yo sólo podía mirarla, enamorarme, desear su precioso cuerpo moreno. De noche, siempre de noche, ella parecía una princesa gitana.

A veces pensaba en que podía coger el coche, aparcar ante su acera y llamarla, enseñándole un fajo de billetes. Pero sabía que ella nunca aceptaría... Sabía que me rechazaría. Escogía bien a sus clientes. Nunca la tendría. Así que me conformaba con mirar su piel morena, con la anaranjada luz de las farolas reflejada en ella.

Juncal dijo...

Ref: Hombre

"Nada, aparte del perro, le recordaba cosas de su vida anterior. El conocido roce de sus bigotes le hizo volver en sí. Despertó desorientado y exhausto, sin saber por qué, temeroso de ser Alguien que, de pronto, se había convertido en Nadie. Había olvidado su nombre, dónde vivía, sus gustos, los rostros de sus recuerdos, su vida. El sol se puso en la bahía. En ausencia de una historia en su mente, decidió entender mejor el presente. Murmuró para sí mismo, como una nana, que tal vez era Alguien que había pasado a ser Nadie para, con libertad, poder ser otro Cualquiera. Quien él quisiera."

nunozowie dijo...

Ref. Hombre:

Desde aquel día viene todos los atardeceres, con el ocaso del sol, y fija sus ojos en cada tremor, cada ondulación, cada leve centelleo del mar, que cabriolea coqueto de saberse observado. Y los pescadores le señalan con sus dedos encallecidos, burlones, incapaces de entender que le es suficiente con esperar a verte surgir de nuevo, partiendo la negritud de las aguas, aunque sea para desaparecer tan rápido que le hagas dudar de su propia mirada.

TWO dijo...

Ref; Hombre

No hacía mucho de ello, pero Raimundo no recordaba cuanto tiempo llevaba asociado con el perro pelón. Lo cierto es que, más o menos desde que a él le echaron del restaurante chino en donde fregaba woks, ambos formaban un binomio peculiar e indisoluble. Dos espectrales y respetuosas figuras más en el inmenso y caróntico mar de aquella ciudad tan ajena.
Más que amarse se entendían. Eso sí, como buenos socios, de vez en cuando discutían un poco. Entonces Rai, viejo y sabio, solía zanjar la cuestión diciéndole al perro; a mí no me ladres, que no sé inglés.


R.A.
Nut)

enrique dijo...

(ref mujer)
Desolación,esa palabra maldita que jamas tendria que salir de tu boca,esa sensacion que para ti deberia ser inexistente.
Paciente esperas a que esa persona llegue a tu vida,a que abra tu corazon, que seque tus lagrimas de soledad y mireis el mundo alrededor con la mejor de las sonrisas,llenando el vacío que ahora ocupa ese banco, de amor y de felicidad, dejando atras el miedo y la amargura.

mar dijo...

Ref: mujer.

Allí estaba ella, 10 en punto de la noche, ni un minuto más ni un minuto menos,puntual a su cita con aquel banco.

Y aquí estoy yo en la ventana de mi cuarto,puntual a mi cita y vaso de wisky en mano.

Admiro su belleza, el brillo de sus ojos, su pelo ondulado
entonces la pienso, la sueño, la deseo...

10 y 10 se aleja como cada noche de ese banco,dejando atrás un halo de nostalgia y a mi perdido en mis sueños y apurando hasta la ultima gota de este vaso.

Otra día más, 10 en punto de la noche...

sueños dijo...

Rfr Mujer

Y tras esa larga noche bailando,soñando despierta algo que tantas veces había imaginado,aun sabiendo que jamás llegaría.

Me encuentro sentada en el banco en que ayer nos encontramos,por mi mente pasan recreandose imagenes de esta larga noche.

Y no puedo olvidar,no tengo fuerzas para asumir esta despedida no quiero alejarme de este banco en el que te esperare,sí te esperaré porque como un rayo de luz, tú iluminas mi vida,mi camino, tú sebes, que te esperaré

Awixumayita dijo...

Ref: Mujer

Pulsiones

De madrugada, a escasos metros de la zona de marcha, la vi sentada en un banco, con la melena despeinada y el rimel corrido. No era pronto, pero tampoco tarde para volver a casa. Estaba allí, sola, borracha, tan vulnerable que quise follármela. Despertó mi deseo ese vestido tan corto. Sentada con las piernas abiertas y la mirada perdida. Quizá fue entonces cuando me di cuenta de quién era yo y en qué se había convertido ella. Huí con intención de cortarme la lengua, por no cortarme las venas. Por querer anular el deseo de quererme follar a mi hija.

Conchi dijo...

Ref: mujer.

__Es que a Pam y a mí lo que de veras nos va es que nos den; que nos den bien duro...__reía__ que nos den bien por detrás así, con hombría ¿sabes?__acabó entre carcajadas. __Si aún dudas, haz que te den; te juro... es el colmo. Además...
Por mí como si dices que un ángel se masturba, pensé.
__Loretta mi negocio sería una ruina si creyese a cada puta esclava del caballo que se me acerca__interrumpí exhibiendo la foto. Pamela iba chula a media leche. Es la calle del parquecito, frente a lo de Nigel.

Anónimo dijo...

Salvo honrosas excepciones, dos o tres, de momento bastante poca calidad en los participantes. esa es mi humilde opinión.

Robert.

anónimo_alias dijo...

Mojaté, anónimo. ¿Cuáles serían las honrosas excepciones?

Ilyena dijo...

Ref: Hombre

Piedras

Le quisimos tirar piedras, darle patadas hasta dejarlo indefenso y tirarle al mar. Porque no comprendíamos, ni queríamos comprender, porque no queríamos que estuviera aquí.
Y de allí nos fuimos sin decir nada, pues se nos agotaron las fuerzas con tanta tontería.
Pero qué patético, dijo Pablo. Luego sacó su móvil y le fotografió. El negro al oír el flash, se levantó... y quienes recibimos las piedras fuimos nosotros.

Conchi dijo...

Ref: hombre

.......Fffffffllllllllllll ssssssss fffffffffffflllllll
Zzzzzzz.
Zzzzzzz. Zz zooooomoz lo qude. Loooo qde loooo qde beee... beebeemoz. Eñ ocheiiiñta porziento deeeeñl cuedpo é...,edz... agó...agoú...agoú... Aagoú-uá. Y… me pde... Mee pdee... Mmmmmmmmmmé, me pdeeégun-to ¿cu... Cucú. cucú...cucuáñññ...aaaañññl, cuáññññññññññññllllllll? ¿Cuuaaál…ez…la padte deñl cu-cueeedpo deñl sedumano que sta taaaaan se-se sese sseeca?
Fffffffllllllllllll ssssssss fffffffffffflllllll............... ;-)
__Guau! Guau-guau!

Cynthia Leirós dijo...

Con la ilusión guiando sus intenciones, y la razón amarrada fuertemente a su cuerpo, chapoteó con firmeza entre sus recuerdos.

Esquivó las envidias de una niña, y se disfrazó de la apariencia al pisar su juventud. Lloró en el entierro de su mejor amigo,.. viajo mucho y se sorprendió poco. Era una joven con el pasaporte de la vida en regla.

La lluvia le despertó, bruscamente. Era tarde, pero nadie le esperaba en casa, así que decidió prolongar sensaciones un minuto más. Antes de volver a la rutina, al tiempo, a la vida.

Maga Viajera dijo...

Una cosa es la libertad y otra la falta de respeto. ¿Realmente hay gente tan vacía que necesita estar pendiente de molestar a los demás en lugar de mejorarse a sí mismos? A mi no me gusta Chikilicuatre pero dejo de mirarlo y ya está...

kokrann dijo...

Ref. Mujer

Insultantemente joven, con un cuerpo ataviado con ardiente sensualidad y una feminidad capaz de hacer poner de rodillas la razón de cualquier hombre, pero con el sabor amargo de un vacío sin fondo grabado a fuego lento en su corazón.

Lejos quedaban aquellas noches en las que observaba asombrada el cielo e imaginaba que era Crystal, la princesa de su cuento favorito, la que con cuya mirada escribía cartas de amor a las estrellas.

Hacía tiempo que se había arrepentido de haber soñado. Tal vez su error fatal haya sido el no haberlo hecho lo suficiente.

Conchi dijo...

¿A qué te refieres en tu comentario, Maga Viajera?

ArKaDaS De HipoKreSia dijo...

Aquí estoy, otra vez, como si el tiempo no hubiera corrido para ninguno de nosotros. Sentada en el mismo banco en el que un día tuvimos que decirnos adiós. Recorriendo con la mirada esa plaza y sintiendo ese aire en mi cara, como entonces, como ayer... Os acordais...? Aún puedo oír nuestras risas en mi cabeza, aún nos veo corriendo como los niños que ya no somos y aún me quema todo por dentro. Y aquí estoy, mientras el cigarro se consume con un tiempo que ya no volverá. ni a mis ojos, ni a los tuyos...

ArKaDaS De HipoKreSia dijo...

Perdon, se me ha olvidado poner la referencia:
Ref. Mujer

Raul Masa dijo...

Antes de nada, decir que yo estoy fuera de concurso. Por lo de ser jurado y esas cosas. Pero tenía ganas de escribir, jejeje.

Ref. (Hombre)

"Conversar con el silencio, dureza de una soledad obligada"... aquellas palabras tintineaban en mi cabeza. Sacadas de aquel libro, siempre venían conmigo a la orilla de aquella desierta playa sin que por ello dejasen de tener valor. Por momentos la soledad me contestaba, pero es tan frágil su voz que apenas surge por encima del murmullo de las olas. Es entonces cuando me voy...

Goliadkin dijo...

Ref: Mujer

Yo pude estudiar. Me lo pagaron todo. Esas putas no saben nada, no podrían distinguir un Rubens de un Bronzino, pero a Vanesa le tengo que bailar el agua, a esa puta de pelo de estropajo. Aún me duele el golpe del cabrón de anteanoche pero no fue en la cara. Me duele porque no fue en la cara como a mi Gilda. Faltan treinta y seis días para estar en Bangkok y se irá por fin para siempre. Irene viene conmigo, a la vuelta nos casaremos en Málaga. Papá vale la pena, valió la pena dejar de ser Javier.

Solcito dijo...

ref: mujer.

Me amó durante mucho tiempo. Era muy joven, me interesaban otras cosas, así que no importaba cuanto hiciera por mí, nada me impresionaba.

Aquella noche, después de verlo en la fiesta, tan feliz con aquella muchacha, su novia, no pude tolerarlo. Salí de allí, caminé sin rumbo un par de cuadras hasta que decidí sentarme para ordenar no solo mis sentimientos, también mis pensamientos.

En la soledad de aquella noche empezaba a ser consciente que lo quería, quizás desde siempre. Sin embargo ya era tarde, demasiado…

Él se había cansado de esperar por mí.