Antes de leer

lunes, 23 de febrero de 2009

La lógica dice que hay que opinar de los libros una vez se hayan leído, pero ¿por qué no comentarlos antes?

Es decir, que te parecen (aunque sea sólo el aspecto físico), quién te lo ha recomendado, por qué... una serie de circunstancias que no valoramos como importantes pero que en muchas ocasiones son esenciales para la lectura de un libro.

A veces son detalles que provocan que el tiempo que se pasa con el libro no sea el que se esperaba. En ocasiones puede ser una edición incomoda, excesivamente grande o con la letra muy pequeña o incluso sin traducciones en caso de que tenga que tenerlas. La cuestión es que eso provoca en cada lector una sensación de rechazo que en muchos casos impide que la lectura sea de todo menos agradable.

Otro motivo que genera una sensación extraña ante un libro es el exceso de expectativas. Cuando alguien te habla mil y una maravillas sobre una obra, y ves que en la televisión y en la prensa tiene buenas referencias, que todo parece excepcional, que nada puede impedir que leas ese libro, pero de repente empiezas a leer y ves que el final cada día está más lejos, que nada es como te habían contado, que las tramas se suceden si interés... al final lo tienes que dejar.

Son muchas y muy variadas las cosas que hay que tener en cuenta antes de empezar a leer un libro, pero sobre todo hay que tener ganas.

Personalmente me encuentro ante la primera página de 1984 de George Orwell. Buena edición, buenas referencias, veamos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

eXpectativas.

La única vez que me he quejado a la editorial de la edición de un libro fue con Incordie a Jack Barron, de La Factoría de Ideas. Aparte de numerosas erratas (algunas de ellas MUY gordas), al traductor se le ocurrió la genial idea de, siendo un libro futurista de 1970 o así, cambiar todos los nombres de aparatos por otros más modernos. En vez de vídeos y cassettes, tienen DVD, reproductores láser y cosas así. Vamos, desvirtuar por completo un clásico de la ciencia ficción, como si el lector fuese tonto y no supiese en qué época está escrito el libro y las limitaciones que eso supone...

La pena es que es la única edición que existe del libro en España. El resto están descatalogadas desde hace siglos.

alba dijo...

Muy buenos comentarios y un blog de calidad, me ha gustado mucho, felicidades, lo iré siguiendo ya que me encanta leer.

Saludos

Anónimo dijo...

Además de "espectativas" en la vida, deberías tener menos faltas de ortografía a la hora de escribir en un blog de literatura. Para muestra un botón: "interes". Se ve que no habías desayunado bien, pues te has comido más de una tilde.
No obstante, te felicito por participar en este estupendo espacio literario,(y te aseguro que no pretendo ser jodiente al indicarte los errores, más bien es altruísmo, piénsalo...) Ánimo.

Raúl Masa dijo...

Sí, fallo y grave.

Lo asumo con toda naturalidad. Hay dos faltas de ortografía. Procuraré que no vuelva a ocurrir.

Aunque sea malo cometer faltas de ortografía, no es menos malo (sobre todo para Internet y los que creemos en este mundo), que la gente siga ocultándose tras los "anónimos".

Yo al menos doy la cara con mis eSpectativas para que todo el mundo pueda reprocharme cuando cometa errores.

Así que animo a la gente a seguir corrigiendo... y ayudando. Que bien es cierto que hace falta.

Adrián Gómez dijo...

Perdón por el anonimato, juzgué inutil lo contrario.
Reitero mi felicitación por tu blog, y admiro tu buena manera de encajar la crítica jocosa. Seguiré leyendo vuestro espacio con ánimo de ayudar.
Espero no haber sido puntilloso en exceso,y no haber provocado ninguna situación INCÓMODA(quinta línea del tercer párrafo...)
Un saludo

Pepe H. dijo...

El de las "expectativas" fui yo, es que como ahora ya no tengo ni blog propio no me preocupé en poner mi nombre ;)